Es el sueño de cualquier portero de discoteca: ser el forzudo que se convierte en estrella. Ahora, a punto de cumplir los 50, Vin Diesel vuelve con unas cuantas muescas en la culata y una gran cicatriz en el alma.

Por Juan Vilá

Ya van ocho. Y las que le quedan. La franquicia The Fast and the Furious parece no tener límites ni venirse abajo. De hecho, la anterior entrega, la séptima, batió récords de taquilla: más de 1.500 millones de dólares, lo que la convierte en la sexta película que más ha recaudado en la historia del cine.

Y hablar de The Fast and the Furious es, inevitablemente, hablar de Vin Diesel. Porque se trata de su mayor estrella, sí, pero también de uno de los productores de esta fabulosa máquina de hacer dinero que mezcla las carreras de coches con las explosiones y los paisajes exóticos con los cuerpos hipermusculados.Vin Diesel: «Tengo todo lo que quería cuando empec黫No puedo explicar lo duro que ha resultado hacer esta película», ha adelantado Diesel sobre Fast and Furious 8, que se estrena en España el 12 de abril y que arranca con la luna de miel que su personaje, Dom Toretto, está disfrutando junto a Letty (Michelle Rodríguez). Aunque la felicidad no les va durar mucho. Una misteriosa mujer, interpretada por Charlize Theron, se va a encargar de poner a prueba la lealtad del protagonista y enfrentarle a los suyos. «Hemos estado hablando de la familia durante muchas películas. Era inevitable que en una de las entregas se pusiera a prueba el concepto de familia. Dom va a tener que visitar algunos rincones oscuros», ha comentado el actor californiano.

El enfrentamiento del personaje con sus habituales amigos y aliados parece que se ha vivido también detrás de las cámaras. O eso, al menos, contó Dwayne Johnson, otro de los pilares de la franquicia, que se quejó en Instagram de la actitud de algunos de sus compañeros masculinos de reparto. «Tendrán razón cuando vean la película y les parezca que no estoy actuando en algunas escenas y que mi sangre está hirviendo de verdad», escribió.

«Adoro lo que hago y he trabajado muy duro para llegar hasta aquí»

Podría pensarse que se trata de una estrategia de promoción para animar al público a que vaya a las salas, pero no. Según TMZ, Johnson está «disgustado con la ética profesional de Vin desde hace mucho tiempo» y con sus retrasos «de 30 minutos a una hora para rodar algunas escenas».

Imaginen ahora los resultados de una pelea entre estos dos gigantes. Por un lado Johnson, el antiguo campeón de lucha libre. Por el otro Mark Sinclair Vincent, el nombre real de Vin Diesel, el que en su día trabajó como portero de distintos locales nocturnos de Nueva York, la ciudad en la que creció. Porque, en efecto, a eso se dedicó Diesel durante nueve años de su vida. «Era todo lo que sabía hacer. Me entrenaron para no hablar flojito y esa es todavía mi forma de pensar: cierra la boca, vigila tu espalda y sigue trabajando hasta que se te caiga el culo», ha contado en alguna ocasión.Vin Diesel: «Tengo todo lo que quería cuando empecé» 3De esa etapa también le viene su nombre artístico: Vin, de Vincent, su apellido real, y Diesel por su alto nivel de energía. Aunque no es del todo cierto eso de que no servía para otra cosa. También trabajó, por ejemplo, como teleoperador vendiendo bombillas, grabó un vídeo en la adolescencia enseñando a otros chavales a bailar break dance y hasta sabía muy bien lo que era cobrar por subirse a un escenario: «La primera vez que me pagaron por actuar tenía siete años. Me daban 20 dólares a la semana y me sentí como si fuera rico».

La afición por el teatro seguramente le venía de su padre adoptivo, profesor de arte dramático, mientras que su madre se ganaba la vida como astróloga, aunque a él nunca quiso contarle nada de su futuro: «Ella decía que estaba demasiado cerca de mí como para ser imparcial».


Vin Diesel: «Tengo todo lo que quería cuando empecé» 4Vin Diesel con su mujer, la modelo mexicana Paloma Jiménez. La pareja tiene tres hijos. 


O quizá es que la buena mujer vio lo difícil que lo iba a tener su hijo y prefirió callarse. Y es que, sus principios fueron duros. Tras ese buen arranque de su carrera y los 20 dólares semanales de la infancia, las cosas se torcieron. El problema estaba, sobre todo, en su ambigüedad racial, que echaba a muchos para atrás a la hora de contratarle. Como él mismo ha contado, era demasiado blanco para interpretar a un negro y demasiado negro para hacer de blanco. Lo bueno es que supo darle la vuelta a la situación, vendió su coche por 3.000 dólares y con ese dinero rodó un corto, Multi-Facial, inspirado en su propia historia. «Conducía por Los Ángeles con las copias en VHS por si me encontraba a alguien que pudiera ayudarme con mis sueños». Y algo sí que consiguió. El corto llegó a proyectarse en Cannes.

Después vendría una película, Strays, escrita, dirigida y protagonizada por él. Cuentan que Diesel hasta se encargó de cocinar el catering a base de pasta. No logró que se estrenara en cines, pero sí cayó en manos de Spielberg, a quien le gustó su actuación y quiso contar con él en Salvar al soldado Ryan. Diesel acababa de dar el gran salto para convertirse en una estrella, aunque aún le faltaba bastante camino por recorrer y necesitaba, sobre todo, encontrar un hueco en Hollywood. El cine de principios del siglo XXI no renunciaba ni mucho menos a la pasión por la acción, los efectos especiales y los músculos, pero sí empezaba a desconfiar de los héroes que parecían campeones de culturismo después de esos años locos en los que Stallone y Schwarzenegger arrasaron con todo.

«Amo a las mujeres. Quien dice que soy gay es que no tiene ni idea»

Pitch Black, primera entrega de Las crónicas de Riddick, supuso la oportunidad que Diesel llevaba mucho tiempo esperando. El hombre que una vez declaró «soy la persona más ambiciosa que has conocido nunca» supo aprovechar esta primera franquicia. Inmediatamente después vinieron The Fast and the Furious y xXx.

Aunque la fama y el éxito también tienen sus sombras y no todo el mundo comparte el entusiasmo por Vin Diesel. Con películas como Ajuste de cuentas, xXx o Diablo estuvo a punto de ser nominado a los Razzies, los premios a los peores actores y a las peores películas del año en Hollywood. Con Las crónicas de Riddick logró este dudoso honor, pero al final se libró del premio. También le han perseguido los rumores que cuestionaban su sexualidad. Ante los que él dijo en su día: «Amo a las mujeres más que a ninguna otra cosa. Si alguien dice que soy gay es que no tiene ni idea». De hecho, tiene tres hijos con la modelo mexicana Paloma Jiménez y mantuvo una relación en el pasado con su compañera de reparto Michelle Rodríguez. Esta última, es hoy una de sus mejores amigas y hasta sus hijos se refieren a ella como tía.


Vin Diesel: «Tengo todo lo que quería cuando empecé» 1¡Hola, Charlize!

Puede que The Fast and the Furious empezara como una película de serie B, pero se ha convertido en un pelotazo, y ante eso, no hay quien se resista: ni Charlize Theron, la villana de la octava entrega, ni, pásmense, la mismísima Helen Mirren.


Otro de sus grandes amigos fue Paul Walker, muerto en un accidente de coche en 2013, mientras rodaba la séptima entrega de The Fast and the Furious, aunque el accidente no tuvo nada que ver con la película. «Los últimos tres años han sido de los más duros de mi vida porque perdí a un hermano», declaró a finales del año pasado Diesel. Y contó a la revista Variety cómo fue su vuelta al rodaje tras la pérdida de Walker: «Gasté tres cajas de pañuelos de papel. Me sentía fatal, estaba tan triste… Siempre he sido la clase de actor al que los otros respetan. Y en ese momento estaba fallando del todo. Mi nariz y mis ojos se estaban desgarrando. Tuve que salirme del set. Se convirtió en la película más dura que he rodado jamás».

En julio cumplirá 50 años, pero él como si nada. Empezó 2017 estrenando xXx: Reactivated, que protagoniza y produce. Era la tercera entrega de esa franquicia y volvió a convertirse en la más exitosa de todas. Planes, además, no le faltan. Ya tiene hasta fecha de estreno para la novena y la décima película de The Fast and the Furious, e incluso ha anunciado la posibilidad de llevar a cabo varios spin-off centrados en los distintos protagonistas de la saga. «Hemos escrito historias para varios personajes, llevamos mucho tiempo trabajando en ello». Se ha comprometido, eso sí, a «tratarlo con mucha clase». Y es que, cada vez parece más cierto eso que dijo cuando empezaba a triunfar: «Quería todo lo que tengo ahora. Lo he planeado, he trabajado duro y amo lo que hago».