Pocas firmas pueden presumir de haber sigo testigo del nacimiento de un país. Fundada en 1830, Woolrich es una de ellas: vio dar sus primeros pasos a Estados Unidos hasta convertirse en el gran faro de Occidente y, en algunos casos, hasta ha participado de manera directa en su historia.

POR JOSÉ LUIS DÍEZ-GARDE

Aprovechando las necesidades que había observado en los trabajadores que en esos momentos estaban dando forma a las primeras líneas de tren que con el tiempo acabarían conquistando la geografía estadounidense, un joven emprendedor llamado John Rich estableció en Pennsylvania, en 1830, su primera fábrica de lana. Era la Woolen Mill. Montado en una pequeña camioneta, él mismo se encargaba de distribuir y vender sus productos (calcetines de lana, abrigos, sobrecamisas, bufandas de cuadros…) a los obreros y leñadores de la zona. Gracias a sus productos, en poco tiempo se hizo un nombre entre sus clientes. Y la expansión del ferrocarril y la confianza que había logrado con la calidad de sus diseños y productos hizo que su popularidad se fuera expandiendo por más y más territorios, lo que ayudó a consolidar la empresa, que poco a poco decidió confeccionar prendas cada vez más elaboradas para ampliar su público y el negocio.Pura esencia americanaLa Arctic Parka que Woolrich creó en 1972 para proteger del frío a los trabajadores del oleoducto de Alaska sigue siendo, 44 años después, su prenda estrella.

 

Así fue como nacieron, en la segunda mitad del siglo XIX, las primeras colecciones destinadas a una sociedad que buscaba prendas para vestir al aire libre los fines de semana. De esta forma Woolrich empezó a vincularse también con deportes como el esquí, la pesca, la caza o el senderismo. Comenzaron a comercializar colecciones dedicadas en exclusiva a este público que crecía cada vez más y veía en la firma fundada por Rich cincuenta años antes la mejor respuesta a sus necesidades.

Estos fueron los primeros pasos de la marca en la moda sport. Pero llegados los años 30 del siglo XX, con una sociedad que empezaba a recuperarse del crack del 29 y vivía una revolución social, económica y cultural de la que era imagen el famoso coche T de Ford (un modelo del que, según la compañía, salía un vehículo de la fábrica cada 10 segundos), Woolrich continuaba su proceso de expansión por EE.UU. abriendo una nueva unidad de manufactura y unas nuevas oficinas. Pasada la Segunda Guerra Mundial, la década de los 60 haría de Woolrich una de las grandes referencias en el sector de la moda informal. La etapa de prosperidad que vivió Estados Unidos en aquellos años consolidó una sociedad de consumo que encontró en la firma fundada por Rich más de cien años atrás uno de los baluartes para todo aquello que querían defender. El american way of life había encontrado uno de sus buques insignia, y Woolrich estaba preparado para responder a ello.

Pura esencia americana 1La colección de outwear y sportswear 2016-17 de Woolrich apuesta por su estilo tradicional pero tiene ciertas influencias de diseño internacional. 

 

Dejando a un lado su vinculación con la moda, Woolrich siempre ha sido una referencia en cuando a acabados impecables y prendas que realmente cumplen lo que prometen. Se vio en el siglo XIX, durante la Guerra de Secesión, cuando los jóvenes soldados de la Unión vestían las prendas de Rich; y también en la Primera Guerra Mundial, cuando el gobierno estadounidense encargó prendas de la firma para proteger del frío a sus soldados. Esta idea de prendas todoterreno ha seguido viva durante la historia de Woolrich. Otro ejemplo lo encontramos en uno de sus abrigos estrella, la Arctic Parka, diseñada por la casa en 1972 para abrigar a los trabajadores del oleoducto que se estaba construyendo en Alaska y que rápidamente paso a ser una prenda fetiche en el mundo de la moda. ¿O acaso alguien no recuerda esta parka?

Sin quedarse atrás en un sector cada vez más tecnificado, en la década de los 80 Woolrich empezó a aplicar tecnologías como el Gore-Tex, el Thinsulate o la Cordura en el diseño de sus prendas manteniendo esa idea de Woolrich como firma perfecta para cuando bajan las temperaturas. Y es que nadie le puede discutir la primacía en ese aspecto a la que está considerada la firma de moda más antigua del mundo.Pura esencia americana 2Para trajes, chaquetas y abrigos los clientes pueden elegir entre centenares de patrones y colores.

 

En la actualidad, la firma sigue siendo una referencia para vestir bien incluso cuando hace frío. Son populares las imágenes de celebrities como James Franco, Sarah Jessica Parker o Nick Jonas enfundados en uno de sus abrigos mientras pasean por las calles de Nueva York. Otra forma para la compañía de serguir ampliando su leyenda, que es la de los Estados Unidos.