Ultraseguro. Ultrapremium. Y también ultracaro. Así es el nuevo ‘smartphone’ Solarin, de Sirin Labs. Una joya que cuesta la friolera de 16.000 dólares.
Sirin Labs es una firma relativamente nueva en el negocio de los smartphones, en la que se ha asentado en el nicho de los teléfonos ultrapremium y ultracaros. Pero también ultraseguros. Este fabricante ha entendido que la demanda de teléfonos móviles que aporten un plus de seguridad y privacidad está ahí y que los escándalos de seguridad internacional  han hecho que las peticiones de terminales seguros entres los altos directivos de empresas e instituciones y para todos aquellos que deseen comunicarse por canales cien por cien libres de filtraciones e intrusiones haya aumentado. Y para eso Solarin, según piensan en Sirin Labs, es una alternativa de lo más atractiva.
Solarin monta un sistema operativo Android 5.1 Lollipop de serie, junto con el procesador Qualcomm Snapdragon 810 y una batería de 4000 mAh.  Además, este móvil monta una pantalla IPS LCD de 5.5 pulgadas a una resolución Quad HD 2560×1440 píxeles, 4 GB de memoria RAM y 128 GB de almacenamiento interno no expansible. En el apartado fotográfico, cuenta con una cámara trasera de 23,8 megapíxeles con autoenfoque láser y una cámara frontal de 8 megapixeles. Eso sí, pesa 250 gramos, bastante más que un smartphone estándar.

 1  1Para desarrollar su solución de seguridad, a la que han llamado Zimperium, Sirin Labs  se ha asociadocon la firma especializada en seguridad informática KoolSpan para integrar la misma tecnología que incorporan los ejércitos de todo el mundo para proteger sus comunicaciones.


Pero esas características no son muy diferentes de las que ofrece cualquier otro smartphone de gama alta. El valor del equipo se debe a que está equipado con una solución de seguridad móvil llamada Zimperium, que protege el smartphone de ataques de dispositivos avanzados, de aplicaciones y de la red. Además, posee el cifrado Advanced Encryption Standard (AES) de 256 bits chip-to-chip, una tecnología utilizada por los ejércitos para proteger sus comunicaciones, caracterizándose por lo simple de su uso, ya que solo debe presionarse un interruptor situado en la parte posterior de Solarin.
El dispositivo, de momento, solo se puede adquirir en la página web del fabricante. Pero los pedidos, pese a los 16.000 dólares que cuesta el aparato, no se han hecho esperar.