La Tate Modern de Londres inaugura el miércoles 10 de mayo la mayor muestra del genio suizo de las últimas decadas.

Por SERGIO MUÑOZ

Una serie de estilizadas figuras humanas, de miembros alargados y finos como látigos, son las piezas más emblemáticas de la obra de Alberto Giacometti (Suiza, 1901-1966).

El artista las creó a partir de 1948. Influido por el existencialismo, Giacometti retrataba con ellas al ser humano en un mundo traumatizado aún por los horrores de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora, desde el 10 de mayo, algunos de estos humanoides se pueden contemplar en la Tate Modern de Londres en la mayor retrospectiva sobre Giacometti en Reino Unido de los últimos veinte años.

La exposición está formada por 250 piezas, algunas emblemáticas y otras no exhibidas nunca, como algunos dibujos y esculturas de escayola. Se trata de una oportunidad única de contemplar la evolución de uno de los artistas más grandes del siglo XX.

Borrador automático 651

El escultor Alberto Giacometti (1901-1966) con algunas de las obras que presentó en la 28ª Bienal de Venecia, en 1956.

Borrador automático 650

El hombre que señala.

 

Borrador automático 649

Mujer de Venecia V.

 

Borrador automático 648

Cabeza de mujer (Flora Mayo).