¿Qué te parecería viajar en el mirador de un avión con panorámicas de 360º? La empresa Windspeed Technologies ha desarrollado el prototipo SkyDeck, una bóveda de cristal destinada a ofrecer una experiencia única a los clientes más exclusivos.

Volar en una burbuja 1Por ahora es solo un proyecto, pero puede convertirse en una realidad. Tan real como las vistas que se atisbarían desde esta cúpula transparente de cristal que se instalaría en la parte superior de la aeronave y permitiría girarla 360º. De este manera, las largas horas de vuelo serían más placenteras para los clientes VIP, que no tendrían por qué conformarse con ver lo que hay fuera desde las incómodas ventanillas.

SkyDeck está diseñado para instalarse en la zona business de los grandes aviones o en jets privados. Ofrece la posibilidad de instalarlo una o dos plazas. Para acceder a este ático, la firma propone dos vías: a través de un ascensor o por unas escaleras. En su página web, Windspeed Technologies asegura que las compañías podrían utilizarlo como un paquete especial para sus clientes VIP o bien una forma de generar nuevos ingresos, bajo la fórmula ‘pago por visión’.

Volar en una burbuja

No afectaría al vuelo

Aunque las autoridades aeroportuarias tienen que darle el visto bueno, los creadores garantizan la resistencia de la cúpula, por ejemplo en caso de impactos con aves gracias a la utilización de materiales empleados en la fabricación de aviones supersónicos. SkyDeck estaría cubierta por una película transparente para evitar que se empañe la superficie vidriosa y avalar una buena visibilidad. Según subraya la empresa, incidiría poco en la aerodinámica del avión y, por lo tanto, en el consumo de carburante.